Sitges, las maravillosas alfombras de flores