¿El tamaño importa?