La serenidad de un patio gótico