El Mar, mi obsesiva fascinación