Las palomas urbanas, ¿una riqueza o una plaga?