Dicen que el que juega con fuego termina quemándose.